Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 1 01America/Bogota febrero 01America/Bogota 2016

1

.

Por: Óscar Jairo González Hernández. Profesor Facultad de Comunicación. Comunicación y Lenguajes Audiovisuales. Universidad de Medellín

. 

  1. ¿Qué y desde dónde, cómo se instala hoy para usted en nuestra literatura Gonzalo Arango y que le dice de nuevo, en alcance y dimensión?
  2. ¿Considera que la obra de Gonzalo Arango, es totalmente de hoy y por qué y desde dónde la considera de esa manera?
  3. ¿Gonzalo Arango podría ser considerado en este momento sin el nadaísmo, sin el movimiento nadaísta que formó y por qué sí o no?

.

CARLOS ANDRÉS JARAMILLO (1986-)

.

1

.

1. El genio de Arango fue personal, no literario. En el terreno literario no hizo más que repetir los tópicos de la filosofía francesa del momento. Por eso no le concedo un lugar preponderante en las letras colombianas. Sin embargo, en términos personales, fue un iconoclasta que abusó de su desfachatez y explotó convenientemente su desesperanza, para alegría de una generación de inconformes, pero timoratos. Hay que decirlo, la época se prestaba para el escándalo. Ahora, sospecho, no sería más un escritor inofensivo.

.

2. No, es una obra que ha perdido actualidad. La verdad es que, aún si parece acometer las preguntas que son intemporales para cada hombre, las respuestas que da sólo pueden ser válidas para su propio tiempo, ya que ni siquiera para su propio país; pues, como dije, siento que no hace más que repetir a los franceses.

.

3. Es imposible desligar a Arango del nadaísmo, pues este movimiento define una actitud. En él se sintetizan los supuestos desde los que actúa el personaje que Arango hizo de sí mismo. El Nadaísmo puede considerarse por ello, una ética, a la manera griega: un modo de ser. Por eso, cuando cambio de ideales, abandonó el nadaísmo.

Read Full Post »

1

.

Por: Óscar Jairo González Hernández. Profesor Facultad de Comunicación. Comunicación y Lenguajes Audiovisuales. Universidad de Medellín

. 

  1. ¿Qué y desde dónde, cómo se instala hoy para usted en nuestra literatura Gonzalo Arango y que le dice de nuevo, en alcance y dimensión?
  2. ¿Considera que la obra de Gonzalo Arango, es totalmente de hoy y por qué y desde dónde la considera de esa manera?
  3. ¿Gonzalo Arango podría ser considerado en este momento sin el nadaísmo, sin el movimiento nadaísta que formó y por qué sí o no?

.

LUIS FERNANDO CUARTAS (1957-)

.

10

.

1. Gonzalo Arango, el Profeta como él mismo se autodenominaba, marcó una acción, reventó esquemas, autopublicitó su osadía, creó amigos y enemigos, en pocas palabras fue un panfletario con imaginación y un publicista melancólico que oficiaba de revolucionario para acrecentar un existencialismo criollo, una especie de dragón con el corazón en un mango y su poesía en una cantina. Algo más que su poesía era su actitud de fiera enjaulada buscando salida. Tal vez los primeros happening que se hicieron en Colombia los inauguró él y sus parceros. Un muchacho de provincia todavía con el escapulario pegado al portafolio escolar, con ganas de ganarse el pan con algo menos cruel que el castigo de las ocho horas de oficina, se la jugó contra su padre el telegrafista y contra su madre,  la señora que hacía adornos en las calles de Andes. Siempre se mostró como un jovenzuelo haciendo picardías, casi como un demonio angelical, entre el desdén, la vociferada, el alboroto, algo en el fondo cristianizante aunque hiciera diatribas a la iglesia y se burlara de sermones y de dogmas. Hoy en día Gonzalo es un ejemplo, un lamparazo en la vida cotidiana. Bueno ahora que hay tantos poetas, que pueden acceder al internet, que conocen de primera mano la ignominia y ven las fotos de las atrocidades diarias, que comunican sus afectos y desafectos con una banalidad que parece feriar el alma por una foto y un me gusta entre las redes. Ahora que esto pasa, habiendo muchos más motivos que antes para reventar y estallar con fuerza una poesía más controversial y dinámica, es cuando volvemos a mirar el acto extraño, valiente de este poeta del culantro y de las hierbas buenas. Dónde están las voces rebeldes de otros tiempos? Ernesto Sábato preguntaba en uno de sus últimos libros por la Juventud que perdió sus ímpetus y se anquilosó en fórmulas retóricas y en artistas de concurso y pasarela por los corredores de políticos de turno.

.

11

.

Si bien es cierto que se equivocó con sus loas a Carlos Lleras Restrepo por una palomita en el Buque Gloria, que le trabajó como periodista y publicista del régimen macabro de Rojas Pinilla, que terminó como un hippie cristianizado y sacro-perfumado entre mariguana y proverbios d evangelizador, su acción no se ha perdido del todo. Creo que la memoria de Gonzalo Arango es una figura que aun seduce a la juventud, que los toca y de alguna manera tiene epígonos. Muchos de los que lo criticaron y quemaron su esfinge y parte de sus textos ahora están tan bien acomodados en poltronas burocráticas, que no les quedaría bien hoy, burlarse de ese Gonzalo algo solitario, desesperado e ingenuo en la política.

El problema es que los nuevos emulantes nos le queda bien parasitar su nombre y hacer alardes de un anarquismo decadente, donde el mayor azar y la sorpresa es cómo conseguir un estipendio para juagar a “niños necios”. Creo que el legado de Gonzalo no fue construir un “ismo”, fue el acto de vivir a la enemiga como diría su mentor cercano Fernando González. Su valor está en esa actitud que lo comprometió de verdad con la escritura, un penitente desesperado por hacerse así mismo un poema en vida. Muchos escriben poemas, muchos más pueden hasta vivir diciéndose así mismo que son poetas, en Gonzalo existió una duda permanente, una búsqueda, un estado insaciable, que él lo que les falta a muchos de nuestros poetas actuales.

.

1

.

Ahora que pizarnikianos, que bukowskianos, algunos más o menos alcoholizados y otros más o menos cargados de alcantarillismo y bufonadas, ahora que caminan como melancolías de fines de semana, ahora que fumar o no mariguana no se antecede por un  ritual y un poema en la punta de la daga diaria, ahora que tal cosa, es bueno reconocer en ese Gonzalito fue  innovador entre nuestra pacata cultura. Gonzalo se sentía escritor de verdad, se la jugó toda por sentir que lo era. Muchas veces las personas escriben bien por un doblegado oficio, por aparecer en la lista de poetas pacifistas, por parecer enlutados amigos de comer del muerto. Más la obra de Gonzalo nos advierte de un ser contradictorio, complejo, vitalista, estrujó su cuerpo y su alma para sacarle el jugo de escribir arrancando girones de la realidad. No fue un académico, que por cierto detestaba a una intelectualidad fría y sin sangre; no fue un escritor de dotes refinadas, ni un culterano entre los libros, que por cierro los terminó odiando y hasta dejó de leer por considerar que la literatura le perturbaba su misión de evangelista tardío. En ese sentido lo comparto y lo asumo.

.

1

.

2. Todavía algunos textos de Gonzalo nos estremecen. Medellín a solas contigo, es una mirada poética y crítica de una Medellín metida en el acoso del dinero, en los prestamistas, en urbanistas desbocados, en fábricas y miserias, muy vigente esa mirada caustica y desheredada, donde nos deja casi la obligatoriedad de continuarla, de verla desde nuestros ojos también descarnados. Muchos de sus poemas suenan como una carambola en un billar a las dos de la mañana, golpeteo fulminante que nos hace guiños para seguir escarbando. Gonzalo Arango era un excelente provocador, pocos de verdad continúan con esa tónica audaz. Aún mucho más antes del mayo del 68, de las luchas en México, y aún mucho más antes del hippismo, ya los nadaístas estaban haciendo irreverencias que antes no se podían concebir en nuestro medio. Es cierto el Dadaísmo ya había nacido, los surrealistas hacían sus actos onírico creativos, mucho de lo de estos muchachos ya se había vivido o se estaba viviendo; un existencialismo entre la ruralidad y la angustia de una ciudad absurda, crecía con las lecturas de Sartre, con Camus y escritores mal llamados de la incertidumbre. No se trata de imitarlo a ciegas, ni de escribir parodiando sus panfletos, se trata de mirarlo ahora con ojos de poeta, ¿Qué hacen hoy poetas por correr el velo de la realidad y esculcar en los resquicios, entre las líneas de la gramática del diario vivir, una manera para volver al asombro?

.

1

.

3. Gonzalo históricamente no se puede considerar sin su nadaísmo y sin su antinadaísmo. Su creación nace da la nada, de su angustia de verse escondido, de verse sin trabajo y sin medios, arruinado y en tierra extraña, en Cali, crea su osadía y por ella vive, la promueve y la catapulta. Es muy probable que el nadaísmo desgasto al escritor en ciernes, le robó sangre su proselitismo cósmico. En él hay atisbos de una poesía profunda, textos de una inmensa ternura sin caer en clisés, un crítico social vehemente, un enamorado de la vida has el esplendor y el júbilo, un niño sabio y un adulto entristecido, un anacoreta solitario, un místico sin orden sacrosanta, un andariego sin sosiego, un bucólico ser enaltecido y asombrado, estrujado y escindido dentro de unas ciudades cambiantes y ensordecedoras. Alguna pequeña pléyade de poemas, algunos de sus textos de prosa poética, y su convicción de artista que lo llevó hasta su muerte. Del movimiento como tal queda poco, casi nada, pero si su historia y casi su leyenda. Personalmente a mí me marcó sus lecturas, muchas veces se hacían a escondidas como si se compartiera un contagio o un tesoro. Más que un gran poeta, es un gran símbolo, es un santo y seña, una coartada para seguir escribiendo, él es un ser de empujones, a muchos de nosotros nos empujó y aún seguimos esa cuesta abajo sin retorno.

Read Full Post »

1

.

Por: Óscar Jairo González Hernández. Profesor Facultad de Comunicación. Comunicación y Lenguajes Audiovisuales. Universidad de Medellín

. 

  1. ¿Qué y desde dónde, cómo se instala hoy para usted en nuestra literatura Gonzalo Arango y que le dice de nuevo, en alcance y dimensión?
  2. ¿Considera que la obra de Gonzalo Arango, es totalmente de hoy y por qué y desde dónde la considera de esa manera?
  3. ¿Gonzalo Arango podría ser considerado en este momento sin el nadaísmo, sin el movimiento nadaísta que formó y por qué sí o no?

.

MAURICIO ARCILA ARANGO (1985-)

.

6

.

1. No es casualidad que desde hace algún tiempo se ha venido reeditando gran parte de la obra de Gonzalo Arango, además de salir a la luz mucho material inédito que hasta ahora era desconocido para gran parte de sus lectores, sea porque se quedó en ese momento histórico como gran parte de sus novelas y trabajo periodístico o porque nunca salió a la luz como el material que ha rescatado y ha hecho público Michael Smith desde hace varios años en su página “El Profeta Gonzalo Arango” y más efectivamente en la materialización del evento Nadaísmo Internacional que ahora cumple su tercer año y se celebra a lo largo de las principales ciudades Colombianas y en países como España y México.

.

Por: Hernán Díaz

Por: Hernán Díaz

.

Este nuevo material, desde el primero que se lanzó en el 2014 Grandeza y Miseria de la Literatura como el que se presentó este año “La Voz del Nadaísmo” son de una actualidad sorprendente y no sólo para los colombianos que podemos estar más cercanos a su interpretación, sino también para lectores internacionales, ya que en estas obras Gonzalo consolida su condición de “Profeta”, al salir por decirlo de alguna manera “de la tumba”, del baúl de los recuerdos de Rosa Girasol, madre de Michael Smith y compañera de Gonzalo durante un periodo en la década de los años 60s.

.

8

.

Mucho se suele decir entre algunos escépticos que “el Nadaísmo ha muerto” y con razón, ya que el mismo Gonzalo así lo consideraba, pero es por esta misma condición de muerte, tanto del Nadaísmo, como de Gonzalo, que hoy en día, podemos observar una resurrección del movimiento y del mismo Gonzalo, llevando su mensaje desde la juventud a la juventud, porque aunque hayan pasado 85 años desde el nacimiento de Gonzalo y 40 años de su muerte, su mensaje sigue siendo joven y actual.

.

2. La obra de Gonzalo es una literatura del ahora, no del antes o de un después, Gonzalo escribe desde una realidad ahistórica, que no debe ser limitada a las condiciones bajo las cuales nació el Nadaísmo en el año de 1958. Porque Gonzalo estaba escribiendo desde una posición ética y estética, su concepción de la libertad y el arte, son concepciones que sobrepasan los márgenes del tiempo y de su sociedad, por eso siempre vivió en una condición de desadaptado.

.

Por: Hernán Díaz

Por: Hernán Díaz

Se puede decir que esta condición de Profeta que asumió Gonzalo lo llevó a pensar el arte desde una ética de la libertad, que lo obligó a sacrificarse como sujeto histórico, aunque el repetidamente en sus textos menciona que no “busca la inmortalidad” sino que escribe para el instante y el ahora, pero este instante y el ahora desde el que nos escribe Gonzalo, también es nuestro instante y nuestro ahora, y por eso la juventud que se ha acercado a sus textos ha encontrado en él a un interlocutor que nos habla sobre la Violencia, las calles, las mujeres, como lo haría el  más ilustrado de nuestros amigos, pero con la humildad de un padre. Y es por estas dos características principalmente que la obra de Gonzalo goza de tantos afectos dentro de la juventud que se acerca a la poesía.

.

3. El Nadaísmo fue la forma en que Gonzalo asumió su libertad, en él depositó todo su esfuerzo y energía juvenil, aunque posteriormente declarara la muerte del nadaísmo y su separación rotunda de él, o incluso la expulsión por parte de los que en algún momento fueron sus discípulos.

Pero creo que sería muy difícil pensar hoy en día, un nadaísmo sin Gonzalo, o un Gonzalo sin nadaísmo, ya que fue este movimiento como él diría “su caballito de Troya” con el cuál enfrentó y conquistó el mundo de la literatura.

Finalmente, considero, al escuchar y reflexionar sobre el nuevo material que se ha hecho público en los últimos 3 años, que aún nos falta considerar al Gonzalo filósofo, heredero de Fernando González, problemático del existencialismo y que piensa junto a grandes autores como Heidegger, Sartre y Camus. Igualmente nos hace falta pensar al Gonzalo periodista que escribió durante largos años en los principales periódicos del país.

Incluso nos hace falta considerar de manera más profunda, el impacto del Nadaísmo Internacional, es decir la obra que Gonzalo publicó en la prensa Argentina y Mexicana; la influencia e intercambio de ideas con movimientos como El Techo de la Ballena de Venezuela y los Tzántzicos Ecuatorianos.

Creo que tenemos mucho Gonzalo para descubrir y por pensar.

Read Full Post »

1

.

Por: Óscar Jairo González Hernández. Profesor Facultad de Comunicación. Comunicación y Lenguajes Audiovisuales. Universidad de Medellín

. 

  1. ¿Qué y desde dónde, cómo se instala hoy para usted en nuestra literatura Gonzalo Arango y que le dice de nuevo, en alcance y dimensión?
  2. ¿Considera que la obra de Gonzalo Arango, es totalmente de hoy y por qué y desde dónde la considera de esa manera?
  3. ¿Gonzalo Arango podría ser considerado en este momento sin el nadaísmo, sin el movimiento nadaísta que formó y por qué sí o no?

.

RAÚL MEJÍA (1963-)

.

4

.

  1. Gonzalo Arango es un sujeto inteligente y si se quiere audaz al intentar asumirse como tropical «Prometeo» en una sociedad atrasada, rezagada. Su mayor intento y a la vez fracaso (en este caso podría aceptarse la mínima carga semántica para este sustantivo, pues abundan quienes suponen más su antónimo: éxito) fue el Nadaísmo. Me imagino cual arriero errante por la singular Colombia posterior (y durante) a la Violencia. Transitar regiones arrasadas con miedo y pavoroso analfabetismo, en procura de hacerse a adeptos para su ismo. Él ha llegado desde las montañas a los valles, a las altiplanicies y se topa y vive y escarmienta y se enoja y se frustra y renuncia ante la descomunal ignorancia y sinapismo de los artistas y literatos de ocasión, en particular aquellos de academia, apellidos y católicos a ultranza. Pienso que, de todos modos, desistió de ser otra figura mitológica, «Sísifo», y se fue con su peso a las islas. Cuando se es joven Gonzalo Arango pareciera decirte que «puedes intentarlo», al crecer te dice: “¿lo intentaste?” Y al poco tiempo ya no te dice nada y desde su «NADA» se ríe. Poeta, prosista, mujeriego y errante, poco le faltó para ser el mejor epígono de Porfirio Barba Jacob.
  2. A veces la mejor obra es la vida llevada, las anécdotas y no pocas evidencias de literatura menos elaborada, tipo crónicas, entrevistas y en estas últimas suele uno toparse con lo mejor de Gonzalo Arango. Sigo creyendo que él fue, ante todo, poeta. No me arriesgo a cualificarlo pues hay un caudal enorme de admiradores y, en cierta medida, lo soy al haberle leído varios poemas excelentes. Su tránsito vital, su búsqueda, ese hundirse en la lectura sigue siendo plausible, allí lo percibo actual, puesto que son escasos los que se someten al mesianismo cultural. ¿Es Gonzalo Arango, a la fecha, un autor de culto, vigente? He ahí la matriz de discusiones y de su continuidad. Me arriesgo: él habrá de persistir en cualquier antología poética que se edite en castellano y, sin duda, nadie lo destrona del sitial como único «hacedor» de un ismo de trascendencia, así sea para escasos o para el amarillismo.

.

5

.

  1. Gonzalo Arango y el Nadaísmo son uno sólo, como un par de siameses inseparables. ¿Quién habría sido sin su movimiento? Mmm… Cualquier otro poeta de cafetín, quizá un jubilado periodista, algún docente de historia o un muerto más si se hubiese sumado a guerrillas de izquierda. También habría sido contemporáneo de lo que nombran como la generación Mito y de haber participado allí, su accidente fatal lo ubicaría en el martirologio de los demás. No es fácil especular, siempre tuvo enorme vigor intelectual y también podría haber optado por una feroz misantropía: difícil. Dudo, eso sí, que tratara de aislarse en la droga o en movimientos ridículos como el surrealismo.

Read Full Post »

.

1

.

Por: Óscar Jairo González Hernández. Profesor Facultad de Comunicación. Comunicación y Lenguajes Audiovisuales. Universidad de Medellín

. 

  1. ¿Qué y desde dónde, cómo se instala hoy para usted en nuestra literatura Gonzalo Arango y que le dice de nuevo, en alcance y dimensión?
  2. ¿Considera que la obra de Gonzalo Arango, es totalmente de hoy y por qué y desde dónde la considera de esa manera?
  3. ¿Gonzalo Arango podría ser considerado en este momento sin el nadaísmo, sin el movimiento nadaísta que formó y por qué sí o no?

.

FÉLIX LONDOÑO (19-)

.

2

.

  1. Desde el paisaje y el caos, se instala en el desborde de emociones de una ciudad en movimiento (no del tranvía), refresca la visión y contrarresta la miopía del estado. Es un eco que no se cansa, le habla al joven de hoy y al fracasado del mañana.
  1. Es totalmente nueva y actual, no muere porque no pueden acabar con ella ni sus más antiguos contradictores (entre ellos, muchos de sus seguidores), mientras más tratan de destruirla, más interesante se hace para las nuevas generaciones.

.

3

.

  1. ¡No! Esa es su obra, fue lo que él creó y en lo que creyó, lo que defendió y como el mismo decía el nadaísmo no puede acabar porque no es nada, y lo que no es nada no se acaba, con su pretura muerte, el inmortalizo su movimiento.

Read Full Post »