Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 9/04/17

.

.

.

.

.

.

.

Read Full Post »

IDEARIO POÉTICO DE EVTUSHENKO  

EN “EL OSO Y EL COLIBRÍ” (1968) DE GONZALO ARANGO (1931-1976)

.

Con Dora Franco (1968)

.

La obra de un auténtico poeta es la imagen viva que respira, marcha y habla de su tiempo. Pero es también su autorretrato permanente y total.

. 

Quisiera poder, en el curso de mi vida, incorporar a mis poemas el aliento de los demás sin renunciar a mi propio “yo”. Por otra parte, estoy convencido de que el día en que perdiera ese “yo”, perdería al mismo tiempo mi facultad de escribir.

 .

La lengua es como la nieve: en la ciudad siempre está cubierta por el polvo y el ollín de las fábricas. Sólo en los campos y en los bosques permanece totalmente blanca.

. 

El pan no podrá reemplazar el ideal para quien no lo tiene; pero el ideal puede reemplazar el pan.

. 

La verdadera poesía no es un hermoso coche deportivo que corre en un circuito cerrado. Es necesario compararla más bien a una ambulancia que se arroja a través de las calles para salvar a alguien.

. 

En ruso, la palabra poeta es casi sinónimo de “combatiente”.

. 

En ningún país del mundo la poesía tiene semejante tradición de compromiso político. No por azar los rusos consideran desde siempre a sus poetas como guías espirituales, como depositarios de la verdad.

 .

Sobre todo fue el mundo de la poesía el que me apasionó. Me embriagaba con la grandeza de Whitman, la exuberancia de Rimbaud, el trágico desollamiento de Baudelaire, la hechicería de Verlaine, el pedantismo de Rilke, la perspicacia de Eliot y la sabiduría campirana de Frost.

. 

Tuve otra pasión en la vida: el fútbol. En la noche escribía versos; durante el día jugaba fútbol. El ruido de las patadas contra el balón de cuero me parecían las más embriagadoras delas músicas… Marcar un gol al lado de las manos impotentes del portero, era para mí un placer verdaderamente poético. Por extraño que pueda parecer, he creído siempre que el fútbol tiene algo en común con la poesía.

. 

Mi madre no quería a ningún precio que yo fuera poeta. No por falta de gusto por la poesía: simplemente estaba convencida de que el poeta es un ser inestable, atormentado, siempre sufriendo en su vida errante.

. 

El poeta tiene el deber de presentarse a sus lectores con sus sentimientos, sus pensamientos y sus actos en la palma de la mano. Para tener el privilegio de expresar la verdad de los demás, debe pagar el precio; entregarse, sin compasión, en su verdad. Engañar le está prohibido. Si desdobla su personalidad –el hombre real por una parte, el hombre que se expresa, por otra- se volverá inevitablemente estéril.

. 

El poema puede ser simple o complicado, pero debe tener una cualidad indispensable: ser necesario a sus lectores.

. 

Las épocas de grandes transformadores históricos no son, sin duda, propicias para las arpas. En esos períodos la gente prefiere el sonido de las trompetas.

. 

Mi carrera poética parecía condenada a un destino monótono, los críticos me cubrían de lodo, el público me aplaudía fervorosamente. Con el tiempo, comprendí que los aplausos no eran una prueba de la calidad de mi obra.

. 

Lo que distingue a los seres vivientes no es la forma que adopta su modo de expresión sino la singularidad de su pensamiento.

. 

La palabra “Paz” sólo tiene sentido concreto –a mi juicio- para los que saben lo que es la guerra, pues si algo puedo agradecerle a la guerra es, precisamente, el haberme enseñado la significación de la palabra “Paz”.

. 

La patria no es un término geográfico o literario, sino la imagen de hombres vivos. Desprecio el nacionalismo. Para mí, el mundo entero se compone sólo de dos naciones: la de los hombres buenos y la de los hombres malos. Soy patriota de la nación internacional de los hombres buenos.

. 

El ardor optimista, si carece de fundamento, no podrá ser el motor de la acción humana. El poeta Svietov lo expresó maravillosamente al escribir: “Una locomotora que gasta su vapor en silbar, no vá lejos”. Ese género de silbido triunfal dá resultados mucho peores que el pesimismo más negro. Yo permanecí optimista, pero mi optimismo había dejado de ser rosa. Ahora llevaba una gama de colores, e incluía el negro. Por eso era sincero.

. 

El estalinismo es la teoría que considera a los hombres como simples engranajes de una gran empresa industrial. Aplicada a la vida, esa teoría dio resultados terroríficos.

. 

Hablar de la naturaleza, de las mujeres y de los suspiros interiores, cuando todas las gentes a mi alrededor estaban agobiadas, me parecía inmoral.

. 

De la fe ciega a la incredulidad total, no hay más que un paso.

. 

Tengo amigos entre los comunistas de la edad de mis padres y con ellos me siento más cómodo que con ciertos jóvenes de mi edad que huelen ya a naftalina. La juventud interior no conoce fronteras entre las generaciones.

. 

Estoy orgulloso de no ser un mero espectador sino participar en la lucha heroica de mi pueblo por su porvenir. Pienso que lo tengo todo por delante, y mi pueblo también lo tiene todo por delante.

.

El oso y el colibrí. Medellín. Editorial Albon-Interprint. 1968. Págs. 122-126.

Read Full Post »