Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 31 julio 2017

5.jpg

para mi madre

Jane Elaine

 

“Jamás tan cerca arremetió lo lejos”

CÉSAR VALLEJO

 

Hay una mariposa Monarca en la acera de Ozona. La brisa se la lleva de acá para allá. Durante todo el día han estado estrellándose contra mi parabrisas, dejando salpicaduras rosadas y doradas en el cristal. He visto a una de ellas que caía a plomo desde el cielo y chocaba contra el asfalto de Highway 10 East. Debe de ser la época del año en la qu e tienen que morir.

2.jpg

16/10/80

Ozona, Texas

 

*

Encontré un pájaro acuático muerto en medio de un aparcadero. No había coches. El pájaro estaba entero. Desmayado y sin huellas de sangre. Me lo llevé a casa y lo metí en la nevera. Al día siguiente mi Papá y yo lo llevamos por las casas de la vecindad y preguntamos a la gente si había visto alguna vez a un pájaro como ése. Nadie lo recordaba. Se lo llevamos al taxidermista y tampoco él supo decirnos qué clase de pájaro era, aunque todos estábamos de acuerdo en que tenía que ser un pájaro acuático porque tenía los pies palmeados. Según el taxidermista, el pájaro debía de estar volando por encima del aparcamiento y confundió los reflejos del pavimento por un lago. Suponía que el pájaro se estrelló contra el asfalto y se rompió el cuello. A mí me pareció tan desaforada esta teoría del taxidermista que durante varios días no dejé de pensar en ella. Me ponía en el lugar del pájaro, volando por encima del aparcamiento, haciendo una travesía en busca de un lago. ¿Por qué un pájaro así se encontraba, para empezar, tan lejos de los lugares en donde hay lagos? ¿Cómo era posible que un pájaro se perdiese?

30/1/80

Homestead Valley, Ca.

 

 

 

 

Traducción de ENRIQUE MURILLO

5.jpgCrónica de motel. Barcelona. Editorial Anagrama. 1985. Págs. 57, 67.

BAJO LOS ÁRBOLES DESNUDOS

 

Me la encuentro abajo, medio dormida entre un sillón, mirando El tercer hombre. Está acurrucada entre sus maravillosas caderas, unas caderas impresionantes que nunca han dejado de provocarme. Deslizo mi mano por su cintura. Ella dice:

  • Hola cariño –con una voz nostálgica, de niña pequeña.

Me siento en el brazo del sillón y le acaricio el pelo decolorado.

  • ¿Verdad que es una película fantástica? –dice, mientras miramos la última escena en blanco y negro en la que Joseph Cotten adelanta a Ingrid Bergman en la larga carretera rural y decide aperarse de su Jeep y esperarla.

Mira cómo caen esas hojas falsas en primer plano –digo. Me sale así-. Todos los árboles están desnudos pero siguen cayendo hojas.

Ella hace un ruido de asentimiento y entonces me siento estúpido por haber roto el clima emocional de la película con un comentario intelectualmente pobre. Ingrid Bergman sigue andando hacia la cámara con el mismo paso seguro. Tiene un andar genial, lleno de fuerza femenina: alta, erguida e independiente. Joseph Cotten enciende un cigarrillo y espera. Hay algo arrogante en su espera, algo muy masculino. Las hojas siguen cayendo en primer plano, justo delante del objetivo. Empiezo a pensar en los factores ocultos en el rodaje de una película. Los tíos del atrezzo subidos en largas escaleras junto a la cámara, dejando caer hojas otoñales para que planeen de manera adecuada. Las máquinas de viento. Alguien controlando la brisa. No sé cómo ha empezado a pensar en esto. Ya no me siento involucrado en la historia de la película ni empatizo con los personajes. Ella la ha estado viendo desde el principio, durmiéndose y despertándose. Ingrid Bergman se acerca a Joseph Cotten y pasa de largo sin siquiera mirarle. Ella pasa junto a la cámara sin variar el paso y desparece, dejándole solo con su cigarrillo. La arrogancia de él se esfuma. Mira el camino por el que ella se ha alejado. Hay una sensación reconocible de pérdida y ansia en sus ojos, los ojos de un perro de caza que parece que nunca duerme lo suficiente. De repente estoy otra vez dentro de la película sin saber muy bien cómo he  sido seducido. Me encuentro justo donde el director quiere que esté. La música de una única cítara me ha cautivado. Creo que las hojas que caen son reales. Sufro un cambio de estado de ánimo y me dejo arrastrar hasta el abismo irreconciliable que separa hombres y mujeres. Me siento afortunado por estar aquí con la persona que quiero, acariciándole el pelo rubio decolorado. Aparecen los créditos.

  • ¿Por qué Ingrid Bergman no se detiene cuando ve que él la está esperando? Es obvio que la está esperando –pregunto.
  • No era Ingrid Bergman –dice ella.
  • ¿No lo era? Era igual que ella.
  • Bueno, pues no lo era.
  • ¿Y quién era entonces?
  • Alguien que se parece mucho a Ingrid Bergman.
  • ¿Pero no era ella?
  • ¿Estás segura?
  • Bueno, ¿y por qué no se detiene?
  • Le echa la culpa, supongo.
  • ¿La culpa de qué?
  • ¿No sabes la historia?
  • Hace mucho tiempo que la vi. Creo que fue en los sesenta.
  • Le culpa de la muerte de Orson Welles.
  • ¿Te acuerdas?
  • Sí –miento. No me acuerdo de nada excepto de la secuencia de una persecución en las cloacas de París. ¿Era París?
  • ¿No te acuerdas? Le tienden una trampa. ¿La vacuna?
  • -Ah, sí –miento otra vez.
  • ¿Todos aquellos niños que mueren por culpa de la vacuna falsa?
  • Sí.
  • Bueno, estoy muy cansada. Me voy a la cama. ¿Cerrarás tú aquí abajo? –dice.
  • Claro –digo yo.

Sale de la habitación, bostezando y estirándose. Aprieto el mando y la televisión se apaga y se queda negra. Miro el camino por el que se ha alejado. El cielo se ilumina con relámpagos intermitentes a través de los grandes ventanales. Puedo ver el río tan claramente como si fuera de día. Se oyen truenos a lo lejos, en el valle. Huele a lluvia y pescado. Los perros rascan la puerta delantera. Son cobardes cuando se trata de truenos. ¿Cuánto hace que la besé por primera vez y quién pretendía ser?

Traducción de Eugenia Broggi

2.jpgEl gran sueño del paraíso. Barcelona. Editorial Anagrama. 2004. Págs. 167-170.

 

 CRÓNICAS DE MOTEL

“Jamás tan cerca arremetió lo lejos”

CÉSAR VALLEJO

 

 

 

Limpió los canarios

Dio de comer a la Mula

Se quedó traspuesto durante ½ hora

Cada mañana

Limpiaba los canarios

Daba de comer a la Mula

Y se quedaba traspuesto durante ½ hora

Nunca había pretendido quedarse traspuesto durante ½ hora

Simplemente, le ocurría

Cada mañana

Quizá fuera por la pausa cuando terminaba de dar de comer a la Mula

El impulso ya gastado

Parecía existir un impulso natural

Que le llevaba de los canarios

A la Mula

Simplemente, le ocurría

Cada mañana

Era la pausa

Después de dar de comer a la Mula

Lo que le aturdía

Una Gigantesca Pausa

Hasta sabía qué tenía que hacer a continuación

Lo sabía muy bien

Sabía que lo siguiente era darse de comer a sí mismo

Después de dar de comer a la Mula

Pero era incapaz de moverse

Se quedaba traspuesto durante ½ hora

Mirando fijamente al desierto

Mirando a veces hacia su casa

Mirando a veces la bomba del pozo

Dependía de la dirección en que casualmente estuviera orientado

Cuando se quedaba traspuesto

Llegó un momento en que tenía ganas

De quedarse traspuesto durante ½ hora

Era el momento culminante de la mañana

Limpiar los canarios

Dar de comer a la Mula

Quedarse traspuesto durante ½ hora

15/1/80

Homestead Valley, Ca.

 

*

3´30 de la madrugada

¿Es un gallo

o una mujer que grita a lo lejos?

¿está negro el cielo

o a punto de ponerse azul oscuro?

¿Está mi cuerpo vivo

o muerto?

¿Estoy en Texas

o en Berlín Occidental?

Y de todos modos,

¿qué hora es?

¿hay algún pensamiento

que sea mi aliado?

Rezo pidiendo que se suspenda

todo pensar

Absoluta suspensión

espacio en blanco

quiero ir por la carretera

sin pensar en nada

sólo una vez

No estoy suplicando

No me pongo de rodillas

No estoy en condiciones de pelear

9/12/80

Fredericksburg, Texas

 

*

Rondó por la piscina

Del Holiday Inn

Y de golpe se sintió completamente inútil

La imagen de una piscina

A medianoche

En Texas

Pobre Texas

Excavada

Como todas las demás

3/79

San Marcos, Texas

 

*

 Hubo una época en que Mamá llevaba un 45

yo en una cadera

la pistola en la otra

vivía en una comunidad de mujeres

esposas de pilotos

cabañas metálicas prefabricadas

llovía constantemente

las esposas estaban inquietas

sin sus maridos

la selva estaba infestada de japoneses

que robaban la colada de los alambres

las mujeres disparaban a la menor provocación

a veces contra la sombra de otra mujer

a mi Mamá y a mí nos dispararon una vez

fue su mejor amiga

las balas dejaron grandes agujeros mellados

en las paredes de hojalata

más adelante encontré una calavera de japonés

junto al depósito de agua

las hormigas salían

de un agujero de bala

justo en la sien

26/12/81

Homestead Valley, Ca.

 

*

Negras nubes sombrean

las Orocopia Mountains

Gigantescas Palmeras Datileras

pardos sacos protegen su fruto

Camiones de alfalfa

camiones anaranjados repletos de neumáticos

Huertas de mandarinos

escaleras apoyadas en sus troncos

Cimientos de piedra sin tejado

muros de rocas del río

Solitaria Palmera incendiada

nada ardió a su alrededor

Enormes fragmentos de neumáticos gigantescos

friéndose en la carretera

Lancha motora en un remolque

cromados tubos de escape

Tormentas de polvo

por todo Blythe

14/10/80

Coachella, Ca.

 

*

me encontré con la doble de la Estrella

al abrirse hacia los lados las puertas del ascensor

y yo salía

y ella entraba

a las cuatro de la madrugada

y vi que estaba absolutamente pirada

le pregunté qué había tomado

dijo 6 Valium y Vino Blanco

porque hoy era el último día de rodaje

y le pareció que había que celebrarlo

jodiendo con algún tío el equipo

y colocándose

porque éste era su pueblo

y ella iba a quedarse

mientras nosotros nos íbamos

y la tortura de no ser más que una doble

dejada atrás

en un pueblo en el que le dolía haber nacido

estaba destrozándose ahora

de verdad

y eso hizo que volviera a avergonzarme

de trabajar como actor en una película

y provocar ilusiones tan estúpidas

de modo que me la llevé a mi habitación

sin planes respecto a su cuerpo

y ella se sintió desesperadamente decepcionada

intentó arrojarse por la ventana

y le dije que no valía la pena

no es más que una película estúpida

no tan estúpida, dijo ella, como la vida.

1/11/81

Seattle, Wa.

 

 

*

La gente de aquí

se ha convertido

en la gente

que finge ser

27/7/81

Los Ángeles, Ca.

 

*

La buena suerte

consiste en caer

del lado izquierdo

del Azar

La buena suerte

consiste en caer

más allá de mi cabeza

La buena suerte

consiste en estrellarse

contra los árboles

todo el mundo se queja

27/7/81

San Fernando Valley

 

*

A ver si lo entiendo

¿Dices

Que te tortura el no poder escribir

O que

No puedes escribir porque estás torturado?

¿Dices

Que estos tiempos te han convertido en un escéptico

O que

Estos tiempos confirman tu escepticismo?

Mira, voy a decirte una cosa

Preferiría tener que echarles el lazo a las reses

Que hablar de política contigo

Preferiría caer borracho perdido

Debajo de un camión remolque

Tu desesperación es más aburrida

Que el Merv Griffin Show

 

Tu gimoteante lloriqueo

Tus grandes soluciones baratas para la delincuencia

Levanta el culo y ponte a cocinar

Haz con tu tiempo

Lo que quieras

Pero no malgastes el mío

2/80

Santa Rosa, Ca.

 

*

Dicen que en días muy calurosos

la mayonesa podría matarte

eso decía mi tía

también me dijo

que nunca saliera de casa sin la cartera

por si me mataban

y había que identificar el cadáver

26/4/81

Homestead Valley, Ca.

 

*

sudan y se llaman “cariño” el uno al otro

contratan adivinas que mienten

enmarcan fotos de los niños a los que han mandado lejos

tutean al viejo camarero negro

contratan orquestas de R & B descafeinadas y les piden que toquen con guitarra acústica

ponen expresiones ceñudas si alguien habla de bañarse desnudo

se confiesan ante todo aquel que quiera escucharles

todos tienen su “más antiguo y querido” amigo

que generalmente es aquel con quien más se han confesado

detestan que les digan “feliz cumpleaños”

les encanta que haga tantísimo tiempo que no te habían visto

inmediatamente se van con el siguiente

su soledad está cubierta de muecas sonrientes

su soledad se ahoga bajo un círculo de “amistades”

25/7/81

Hollywood, Ca.

 

*

Si todavía rondaras por aquí

Te cogería

Te sacudiría por las rodillas

Te soplaría aire caliente en ambas orejas

Tú, que podías escribir como una Pantera

Todo lo que se te metiera en las venas

Qué clase de verde sangre

Te arrastró a tu destino

Si todavía rondaras por aquí

Te desgarraría hasta meterme en tu miedo

Te lo arrancaría

Para que colgara como un pellejo

Como jirones de miedo

Te daría la vuelta

Te pondría de cara al viento

Doblaría tu espalda sobre mi rodilla

Masticaría tu nunca

Hasta que abrieras tu boca a esta vida

31/1/80

Homestead Valley, Ca.

 

*

El insomnio es una cadena

El insomnio es un lazo

El insomnio es un círculo vicioso

Ahora mismo

Dentro de mi cabeza

Dentro de los huesos

Gira mi cuello

Se mueve el cartílago

Me gusta el ruido de mis huesos

En medio de esta emergencia

Pienso en ti

Y sólo en ti

En medio de esta sangre insomne

Tus labios rosados

Tus brazos extendidos hacia arriba

No puedo respirar sin ti

Pero este círculo de costillas

Sigue funcionando por su cuenta

17/5/82

Lancaster, Ca.

2.jpgCrónicas de motel. Barcelona. Anagrama. 1985. Págs. 15-16, 20-21, 26, 32, 35, 41, 42, 47, 54, 61, 63, 78, 98.

Read Full Post »

2.jpg

PUENTE DEL FERROCARRIL

Me invitaron a su casa unos parientes. Porque conozco

la tendencia de las cosas a multiplicarse,

y luego uno consigue seguirles a algunos la pista

y se vuelven más aburridos y triviales

hasta que la cuestión principal se hace otra vez diáfana,

dulce como una primavera.

El problema es entonces su legibilidad elevada.

Ella sabía ir. A él le interesaba

cierto proyecto artístico. Escuchando el concierto

un domingo por la tarde entre los tulipanes

y las frisias, uno se escapa,

se sale de la página. Te está el lector leyendo el cerebro,

esa superficie fluida pero lisa. No hay cicatriz

que la solucione. Se han tocado todos

los temas, desde los pentimenti hasta el del agua

desperdiciada.

Las alcantarillas están atascadas. Un ancho camino

de evasión se contrae hasta un punto determinado y se oscurece,

y el público, compuesto sobre todo por niños, puede llevarse esto

hasta los árboles lejanos. Puede digerir la carne.

Pero, como con tanta frecuencia en el ámbito de la literatura,

se vuelven las tornas.

¿Por qué será la vida una cuenca de mares

en la que los tutores sólo pueden corregirte después de haberles corregido tú a ellos?

Sólo en sueños, como se eleva a veces un avión,

tienes la sensación de que algo de esto te conviene,

de que si estás preparado algo bueno sucederá

a la hija de tu vecino, ¿y cuál habrá sido el papel entonces?

¿El de turista? ¿Consumidor? ¿Confidente

íntimo? Está todavía tapado, es simplemente emocionante

aunque los corderos rezumen como cañadas perdidas

en el lecho de un río y venga alguien a ocuparse de esto.

¿Y cuántas actrices harán falta?

¿Quién te representará a ti? Se precipitó tu vida por la ladera

y se endureció y no hubo nada que hacer

después de aquello sino esperar a que los colores traspasen

las capas viejas de pinturas y reprendieran al testigo,

invocando el descenso de rabietas inimaginables sobre su cabeza.

Sigue la cabina embotada moviéndose entre los cables

Tensados. La vida era entonces agradable en Nueva York.

 

LA VIDA COMO UN LIBRO CUYA LECTURA ALGUIEN HA ABANDONADO

 

Hemos borrado todas las letras

y la afirmación permanece todavía vagamente

como una inscripción a la puerta de un banco

en la que figurasen números romanos difíciles de descifrar

y que dicen tal vez demasiado, a su manera.

¿No queríamos ser surrealistas? ¿Y por qué

te analizaron los forasteros del bar el pelo

y las uñas, como si el cuerpo no fuese

a buscar y hallar la postura más cómoda,

y tu cabeza, esa cosa tan rara,

a volverse más problemática cada vez que cerraban la puerta?

Nos hemos hablado el uno al otro,

hemos tratado cada tema sólo hasta un determinado punto,

pero en el orden adecuado, de manera que es música,

o algo muy próximo a la música, que nos habla desde lejos.

Sólo tenemos una porción de saber,

y más ambición de la que hace falta

para darle la forma de una fruta hecha de nube

que nos protegerá mientras no marche.

Pero su jugo es amargo,

no hay en nuestros jardines nada parecido,

y tú deberías acceder al conocimiento

con este descuidado sarcasmo, para que allí te dijeran,

por una vez, que allí no era.

Sólo se quedan el humo,

y el silencio, y la vejez

que hemos aprendido a concebir de algún modo

como un paisaje, y la paz que rompe los récords

y el canto del país, un gozo

que será y que no nos conoce.

 

EN APARIENCIA

 

A uno puede gustarle descansar o leer,

pasear, rendirle homenaje a la mesa de la cocina,

acariciar distraídamente al perro, mientras

rumia negros pensamientos –tantas maneras aisladas

de la acción que está uno incierto

sobre qué es lo que irá el futuro a hacer con esto.

¿Volverá a revelarse

o lo hará sólo con la calma artificial

de una decisión de hacerlo

mejor la próxima vez y regresar

con mayor firmeza?

No hacen el mundo los jardineros

ni son las brujas las que lo deshacen y sin embargo

en su laboratorio de muros gruesos,

tras las fronteras de hojas perennes, negras ahora

contra el fondo de la nieve, precisas como las costuras de las medias

después de hacerlas estirado. Nunca

llegan noticias de esa parte.

Parece que haya tomado el control una rigidez

que puede muy bien ser permanente. El péndulo

se ha detenido; el cambio

de una estación a otra está en apariencia interrumpido.

Se ha impuesto un orden perverso ahí

en la juntura donde el año se ramifica

hacia el artificio por un lado, hacia una lasitud

votiva por otro, pero todo eso se ha parado:

una vieja foto descolorida

que pronto se desvanece.

Así que no hay espectadores

ni tampoco agentes que griten Basta,

que el ruido de la batalla ha sido silenciado,

es la derrotada memoria elegante como las flores

y permanente por lo tanto a su manera –

me refiero a que aguantan, a que siempre están

e incluso, cundo no están, están sus nombres,

una dosis reforzada de solidez,

aventura susceptible de vivirse.

Y al desvanecerse la forma, los carbones

se encienden. Hay dos manera de ser.

Debes procurar levantarte de la mesa

y volverte a sentar relajadamente en otro país

con ligas carmesíes

frente a tu propio espacio y tiempo.

 

EL ENREDO ROMÁNTICO

 

Ay, no sabes lo divertido que es

llegar lloviendo justo al cambiar la noche de tema

a un cuento cuesta debajo de catedráticos, cerdos y pianos,

al sermón de ese momento.

¡Cómo chisporroteaba entonces la lámpara! Era como la elisión

de una vocal final, y también una nueva aventura, propuesta en un pináculo

anteriormente inadvertido.

Y deslizarse por una cornisa cubierta de maleza

para estar junto al río, paralelo a él: lo divertido que es también.

En sueños, cuando me preguntas cómo

lo estamos pasando y te

contesto no sé qué de musgo esmeralda

que cubre las tuberías de este siglo,

todo se vuelve hacia nosotros,

nos enfoca,

es nosotros finalmente, sin dejar belleza alguna

en el ojo del observador, sólo comienzos

errados, notas falsas, marchas, canciones, arias

que tan poco tienen de recomendable.

Pero sólo viste recogedores de mejillones

con el agua hasta la cintura

que extraían del suelo del mar

un sustento siempre cada vez más exiguo.

Y se ve ahora qué imposible es

contestar cualquier cosa y seguir no siendo naturales,

pues la respuesta es por naturaleza romántica,

las propias ganas de romanticismo. El picor mismo.

¿Y si te encontrase en la tienda

dentro de cinco segundos, seguirían los durmientes elidiendo sus ronquidos,

nos compensarían las miradas de los dependientes

de lo que habíamos robado,

frío como las cenizas de la chimenea al volver a casa?

Traducción de

ESTEBAN PUJALS GESALÍ

3.jpgGaleones de Abril. Madrid. Visor Libros. 1994. Págs. 48-49, 62-63, 79-80, 98-99.

Read Full Post »

 

Descifrar el porvenir del surrealismo es como tratar de desenredar el porvenir del Porvenir. En resumen, una imposibilidad, un delirio. Los años 70, como lo sabe todo el mundo, fue una década triste y enervante. La Izquierda se desplomó; las coaliciones cayeron a pedazos; las críticas y las condenaciones soplaron vagamente. El curso de la revolución parecía nublado para todos menos para unos pocos grupitos maniáticos. Pero en medio de esta disolución se hallaban las semillas de la regeneración, los movimientos de una fénix que se alzaba.

Dicen que la revolución fracasó; que el socialismo no es posible; que el surrealismo está muerto, que ha sido reemplazado. Hay una regularidad monótona en esos pronunciamientos, en ellos hay un pesimismo no sin cierto aire de esperanza frenética de alguna panacea. Seguramente es igualmente posible que el surrealismo, como el socialismo viable, está en una etapa embriónica. No está muerto; tiene aún que lograr condiciones en las que puede vivir por primera vez. Al igual que otros territorios marginales, pero no resignados, el surrealismo ha sido atacado, colonizado, robado, distorsionado, vendido, desfigurado y mistificado por fuerzas obscenas de la recuperación. El surrealismo falla y prevalece. Cualesquiera que sean su “lugar histórico”, sus triunfos o derrotas particulares, o los actos de sus adherentes individuales, los impulsos vitales que han animado al surrealismo por más de medio siglo están muy vivos aún. Y siguen siendo una inspiración, una provocación, si no otra cosa, una pequeña cuña incendiaria dentro de las despreciables confusiones de la última cultura capitalista.

No hay nada original en el siguiente resumen de lo que perdura en el surrealismo, como atesta el admirable libro de Franklin Rosemont, André Breton: ¿Qué es el surrealismo?, al hacer disponible un tesoro de materia esencial. Pero esos son las corrientes vivas del surrealismo, no limitadas al pasado, al presente o a un futuro desconocible, y vale la pena reiterarlos:

  1. Entrega total a la causa de la libertad humana y hacia una comunidad de iguales.

  1. Exaltación de Eros, única salida de la Megamuerte. El surrealismo insiste en la primacía del amor, las millares de visiones del cuerpo, la atracción pasional y la satisfacción del deseo. Una teoría surrealista del conocimiento, basada sobre la cabal realización de Eros (dando importancia a la percepción física y mental) conduce a la reintegración de valiosas cualidades perdidas en la relación del hombre con la naturaleza.

  1. Subversión de los rituales positivistas, el culto a la producción, la idolatría del cientificismo y la mentalidad burocrática-imperial. Al oponerse a una noción locamente empobrecida de la realidad, el surrealismo, encarnado a la negación crítica, aspira a devolver ala humanidad lo que le han restado. Devolver el ensueño, el azar, la pasión: esos son actos de aumentar, enriquecer, sanear. Es una desgracia incalculable que el surrealismo sea tan corrientemente representado como la “glorificación de lo irracional.” Pero la tendencia a usar el adjetivo “surrealista” con cierta indiscreción criminal persiste en los medios masivos de comunicaciones.

  1. Imposición de un imperativo moral: la imaginación de otra vida para oponerse a esta vida. Al hacer así, el surrealismo afirma que esta vida es invivible y exige que la necesidad más honda y el deseo más loco sean satisfechos. En un país (ni siquiera aún en una democracia social) donde los requerimientos humanos mínimos y mundanos se pasan por alto, esas demandas claman como nunca antes. ¿Puede vivirse el surrealismo? ¿Hoy y en cualquier otro tiempo? Eso está fuera de propósito. Exceso, utopía, fantasía, alboroto, exageración: todo esto revela una imagen contagiosa de un presente vivo maravilloso sobre el cual actuar, aunque tal vez no plenamente todavía.

  1. Fusión del arte y la vida. El arte y la poesía no se irán. No son aberraciones idealistas para ser programadas por una sociedad post-revolucionaria: tampoco son, ahora o nunca, limitaciones a la educación, ni a la propaganda ni a las quejas en versos. Reclaman, siempre, la rebelión del cuerpo, la insurgencia de la imaginación, y la armonía potencial de la verdadera voz de la humanidad.

  1. Afirmación de un conjunto unitario: al mismo tiempo, el surrealismo desintegra las estructuras, disuelve las contradicciones y resuelve la paradoja. La dialéctica de la analogía poética. La visión analógica, la otra voz del género humano, medita sobre si mismo y los demás, la sociedad y el individuo, la separación y la contigüidad, la ley y la transgresión, la necesidad y el azar, el humor, la magia, el amor y la política. Lenguaje/poesía/sociedad. Una ecuación radical: Igualdad radical. En la imaginación poética, la imaginación surrealista, yace el poder de revelar, transmutar la realidad multifacética.

Traducción: MARY LOW

5.jpgOjo de Aguijón. París. Nros. 3-4. 1986. Págs. 4-7.

 

Read Full Post »

2.jpg

1893-1998: un bello trayecto para la decana de Dada, que se ha alejado de este mundo de puntillas, el 12 de marzo. Había festejado su 105 aniversario algunos días antes –el 3 de marzo- batiendo así el récord de longevidad de los dadaístas detentado hasta entonces por otra gran dama, Gabrielle Buffet-Picabia, que sólo” había llegado a los 104 años. “Bea”, como la llamaban sus amigos, fue la principal protagonista femenina del movimiento dadaísta en Nueva York, junto a otra figura tan elegante y provocativa como ella: la baronesa Elsa von Freytag-Loringhoven.

Amiga de Duchamp y (muy íntimamente) de Henri-Pierre Roché, funda con ellos la revista The Blind Man, donde publica dibujos notables por la desenvoltura del trazo. El resto de su vida se corresponde con esto: ceramista, recorrerá e subcontinente indio de 1966 a 1971, a los ochenta años, y en enero del 77 a los 85, dirá a un amigo que la acompañaba a la inauguración de una exposición de Marcel Duchamp en París: “¡Vendería mi alma al diablo por un tango con un argentino guapo!”. Se dice también que atribuía su longevidad al chocolate y a los jóvenes, y afirmaba a veces haber nacido… ¡en 1703!

3.jpg

En la Sociedad de los Independientes de Nueva York, en 1917, su assemblage “Un poco de agua en su jabón” desató un escándalo. En 1985 publicó su autobiografía, I shock myself, cuyo título es sin duda una provocación, pues uno no deja de preguntarse qué es lo que habría podido verdaderamente “chocar” a “Bea”. Nada se opone a todo caso a que nos la imaginemos con los rasgos de Jeanne Moreau en la película de Truffaut, y yo pienso en Henri-Pierre Roché, el autor de Jules et Jim, estaría de acuerdo con esta “interpretación”.

5.jpgTraducción: M. P. CORRALES

Infosurr. París. Nro 22. 1998 Pág. ¿.

Read Full Post »

1.jpg

2.jpg

 

FRAGMENTOS

Derivado de frangere, palabra latina que significa romper, el término fragmento

es un signo comunicativo referido a la parte como figura gráfica y pictórica.

Las dos series Memorias urbanas y Fragmentos (esta última como serie que le da el nombre

a la muestra) representan la reconstrucción de conceptos tales como memoria, identidad, collage y

pintura a través de signos culturales. Fotografías antiguas de Medellín, textos,

imágenes históricas y sacos de café se cortan y subdividen despojando su literal significado formando abstracciones a través de yuxtaposiciones y líneas. Así mismo el fragmento como figura poética evoca el todo.

La importancia de usar signos culturales como evidencia de territorialidad y

temporalidad radica en la capacidad de ejercer una tensión entre lo local

y lo global o entre lo familiar y lo ajeno como indicios de cartografías mentales.

Estos residuos memorables de vida y cultura se vuelven más evidentes porque

activan parámetros estéticos.

Es así como fragmentos de diferentes características visuales establecen relaciones de contraste en múltiples juegos con planos de formas y colores.

Los surrealistas utilizaron el collage como medio que sugiere la manipulación de

fragmentos en forma de elementos composicionales y lingüísticos.

A su vez Umberto Eco en su novela La misteriosa llama de la Reina Loana, 

se refiere al fragmento como recuerdo en forma de revista, afiche o fotografía.

En Fragmentos, se recurre a la superposición y reorganización de imágenes e iconografía de memoria cultural como un proceso creativo destinado a lograr nuevos vocabularios visuales. La muestra nos invita a una reflexión sobre el proceso de fragmentación como lenguaje y reordenamiento de imágenes que evoca realidades y contextos sociales.

Jorge Esteban Zapata Garcés

 

3.jpg

                                 Por: Juan Camilo Gil Suárez.

Read Full Post »

2.jpg

1

UNA LUZ QUE TRAQUETEA FUERTE

Los proyectos traquetean sin cesar desde hace aproximadamente 120 años. En sí, el “principio del cine” es más antiguo que las salas de cinematógrafo. Es tan antiguo como la luz del sol y las representaciones de luz y oscuridad en nuestras mentes. Por eso el cine no se acaba con la llegada de los silenciosos proyectos digitales.

EL SOL EN EL DEPÓSITO DESCUIDADO DE UN IMPORTANTE ESTUDIO DE FILMACIÓN A LAS DOS Y MEDIA DE LA TARDE

En un depósito de los estudios CCC de Berlín-Spandau donde se guardaban vestuarios y decorados, caía sobre la gran pared beige opuesta a las ventanas el reflejo del movimiento de los arbustos y árboles que rodeaban el edificio. El sol iluminó el movimiento tembloroso de esos seres vivos, y lo condujo a lo largo de la pared durante toda la tarde, hasta que se puso a las seis de la tarde. Ningún instante fue igual al otro. Los dibujos lumínicos, de vida breve e imposibles de reconstruir incluso un instante después, eran reemplazados por otras figuras. Si se filma ese movimiento a una velocidad de proyección de una imagen por segundo, se fijará la luz solar de modo indirecto y una “vívida sucesión de acontecimientos”.

Mientras en el estudio montaban la escena y rodaban un drama con poco despliegue de decorados y reflectores fijos, ahí, en el depósito, cobraba existencia el desafío, el motivo cinematográfico.

TIME-LAPSE DE UN AMANECER

La cámara tiene que estar instalada a orillas del Meno a las cinco de la mañana. En las horas que siguen registra la extinción de las luces de la ciudad; por un momento todo está completamente oscuro (las últimas personas se han ido a dormir), luego, por el Este del horizonte asoma en ese día otoñal un gris débil que envuelve los edificios. Un la columna de vapor se eleva recta desde las chimeneas en el aire frío; hace rato que se encendieron los calefactores. El sol ilumina la fachada de un edificio que queda sobreexpuesta. Entretanto, en el horizonte occidental todavía hay una aurora azul violeta. Más de 1.600 colores que pasan. Después de media hora, el sol ha allanado los interesantes comienzos de ese día. La luz diurna ha devorado la mayor parte de los colores. La jornada ha comenzado. La cámara puede ser desmontada.

La traducción de esta obra fue subsidiada por el Goethe Institut, que cuenta con el apoyo financiero del Ministerio Federal de Relaciones Exteriores de Alemania.

1120 Historias del cine. Buenos Aires. Caja Negra Editora. 2007. Pág. 21, 27-28, 29.

Read Full Post »

1.jpg

Desde el momento en que la mirada se desnuda ante la luz, la luz se desnuda hacia y en la mirada. Ya en ese momento se trata de la densidad concentrada en su mismidad que excede la realidad misma de la luz, para hacerla luz en la mirada que no hace más que exaltarse en su provocación de hacer y cómo se disemina sobre el tema que ha sido construido tendencialmente, que no es una tendencia sino tendencial, porque la tendencialidad resulta de la relación entre la tensión teórica  e intención estética, que se da entre la mirada y la luz, la luz y la mirada.

La luz y la mirada, forman una masa tentacular de sentido, desde lo que llamamos el intersticio. Hay entre la luz y la mirada, lo intersticial, o sea, aquello de lo que no sabemos cómo hacer visible, en esa inquietud y se queda realizado lo invisible que es de la luz y de la mirada, y no de nosotros que miramos al ser iluminados por la luz desnuda y desnudante.

Y entonces podríamos pues nombrar a la luz y a la mirada, con Paul Eluard como la búsqueda obsesiva de la: Luz total. En esa dimensión de su naturaleza de la mirada y de su indicación narcisista se han involucrado e instalado las miradas sobre la luz y la luz de la mirada de: Jennyfer Taborda, María Adelaida Bedoya, Samir Meluk, Ana María Chica, Alejandra Belt y María Paulina Barrera, desde sus intensidades maravillosas que han dominado en ellos como una inquietud esencial.

Óscar Jairo González Hernández

Profesor Facultad de Comunicación / Comunicación y Lenguajes Audiovisuales. Universidad de Medellín.

Junio 2017

2.jpgExtimidad. Gravitaciones de la luz. Medellín. Fallido Editores. 2017. Pág. 7.

Read Full Post »

Older Posts »